Nunca bromees con un gato

Nunca bromees con un gato